Todos los artículos
|¿Qué es la transformación digital?

¿Qué es la transformación digital?

Aunque los beneficios son claros, sigue habiendo confusión sobre lo que es una transformación digital. Es este malentendido el que, en última instancia, conduce al fracaso de la misma.

    Compartir en
por Empleados de Sitel Spain septiembre 14, 2021 - 8 MIN READ

Una transformación digital puede revolucionar la forma en que una compañía hace negocios. Desbloquea ganancias de productividad y eficiencia, proporciona acceso a las últimas tecnologías y acerca a la marca a sus clientes y la aleja de sus competidores. Sin embargo, estos beneficios solo se consiguen si la compañía entiende lo que es realmente una transformación digital y lo que conlleva.

¿Qué es la transformación digital? 

La transformación digital es la adopción de tecnologías digitales en toda una compañía para crear nuevos procesos y mejorar las operaciones existentes de forma que se añada valor a la empresa y se alinee el éxito del cliente con la estrategia empresarial. Sin embargo, el proceso de transformación digital no es un proyecto de IT. Más bien, una transformación digital tiene que ver tanto con la transformación de la cultura empresarial y las formas tradicionales de trabajar como con la integración de la tecnología. En otras palabras, el impacto de la transformación digital en las marcas es total y afecta a todas las partes de la empresa.  

Por qué es importante la transformación digital 

La transformación digital es importante porque proporciona a las marcas establecidas las herramientas y capacidades que necesitan para seguir siendo competitivas en su mercado. También les permite seguir siendo relevantes para los clientes ante la evolución de las tendencias de los consumidores y la continua disrupción de las marcas que dan prioridad a lo digital. Al ejecutar el proceso de transformación digital, las empresas pueden nivelar el campo de juego y permanecer ágiles y proactivas frente al cambio.  

¿Cuáles son los beneficios empresariales de la transformación digital? 

El primer beneficio empresarial de una transformación digital es la mejora de la eficiencia y el aumento de la productividad. Gracias a las nuevas tecnologías y herramientas, se eliminan los procesos en papel y se puede aplicar la automatización a las actividades manuales y monótonas, como la introducción de datos y las tareas administrativas. Esto, a su vez, permite a las marcas gestionar y desplegar mejor los recursos allí donde pueden suponer una verdadera diferencia para el negocio en términos de valor añadido.  

La transformación de las empresas puede proporcionar una mayor comprensión de los clientes y de cómo atenderlos. Para cualquier marca orientada al consumidor, la experiencia del cliente es ahora el mayor punto de diferenciación. Una transformación empresarial permite a una compañía recopilar y analizar mejor los datos y utilizarlos para relacionarse con los clientes y mejorar la relación con ellos.

Cuando se ejecuta correctamente, una transformación empresarial puede fomentar una cultura de innovación en toda la compañía. Esto puede conducir a mejores productos y servicios, así como a la capacidad de explorar nuevos mercados.  

Retos de la transformación digital  

Además de los beneficios, hay una serie de barreras para la transformación digital. La primera barrera es la incomprensión. Creer que una transformación digital es un proyecto de IT y que sólo se trata de tecnología sólo conducirá a un fracaso de la transformación empresarial. Aunque no hay pruebas reales que respalden la afirmación a menudo citada de que el 70% de los proyectos de IT fracasan rotundamente, una investigación reciente sugiere que el 73% de las empresas luchan por obtener un rendimiento sostenido de las inversiones digitales centradas en la transformación.

Esto se debe a que el proceso de transformación digital implica un cambio cultural. De hecho, el 28% de los directivos afirma que su cultura organizativa actual ha resultado ser un obstáculo para la ejecución de una transformación digital.

Sin embargo, el fomento de una nueva cultura empresarial requiere el patrocinio de la cúpula de la compañía. La C-Suite tiene que convertirse en la encarnación de la transformación digital. Una transformación digital consiste en cambiar la forma de trabajar de las personas y la manera de pensar en sus funciones dentro de una compañía; los ejecutivos tienen que dar ejemplo. Una de cada cuatro empresas afirma que la razón principal del fracaso de un proyecto es el apoyo inadecuado del patrocinador ejecutivo.  

El tercer obstáculo para el éxito es no darse cuenta de que las tecnologías de transformación digital son nuevas para una compañía. Esto significa que los empleados necesitan actualizar sus habilidades y realizar una formación cruzada para entender cómo estas herramientas revolucionarán su forma de trabajar. Por ejemplo, el 55% de las empresas reconocen que al menos la mitad de su plantilla tendrá que revisar sus habilidades y capacidades para 2025 debido a la naturaleza transformadora de la tecnología digital.

Sin embargo, existe una verdadera necesidad de encontrar el equilibrio adecuado en cuanto a la formación de los empleados y la adopción digital. En el entorno empresarial posterior a la crisis financiera de la Covid, en el que la transformación es una de las prioridades de la mayoría de las marcas, el 48 % de las empresas admite que está presionando demasiado a sus empleados para que adopten las nuevas tecnologías, y se teme que esto pueda conducir al agotamiento.

Pero no importa la rapidez o la lentitud con la que se implementen los cambios a menos que el proyecto se centre en objetivos claros en lugar de basarse en las métricas existentes. Cuando se trata de la transformación digital, el 60 % de las compañías no consigue crear una estrategia verdaderamente integrada.

Proceso de transformación digital 

El proceso de transformación digital es un proceso gradual y, sobre todo, no es una operación que se realice una sola vez. Una transformación digital nunca termina oficialmente. Por lo tanto, requiere tiempo e inversión. De hecho, el posible gasto para lograr una transformación digital puede parecer una barrera para muchas marcas. Sin embargo, con un objetivo claro, paciencia, una hoja de ruta de transformación digital, una mayor eficiencia y productividad, un acercamiento a los clientes y una resistencia empresarial que permita a una compañía seguir siendo competitiva, relevante y ágil es una posibilidad real para cualquier marca. 

¿Qué es una hoja de ruta para la transformación digital? 

Una hoja de ruta de transformación digital tiene un aspecto diferente para cada compañía en cada sector empresarial. Sin embargo, existe con el mismo propósito. Una hoja de ruta de transformación digital es el horizonte que la marca en su conjunto apoyará y hacia el que trabajará. Además de establecer objetivos claros, la hoja de ruta debe desglosar el proceso de transformación digital en pasos que permitan obtener beneficios a corto y largo plazo. La mejor hoja de ruta para la transformación digital también está vinculada a la inversión financiera. Esto garantiza que se disfrute del valor y el rendimiento de las inversiones iniciales antes de que se requiera la siguiente inyección de dinero para dar un paso más hacia el objetivo.

10 pasos para crear una hoja de ruta de transformación digital 

Al igual que cada hoja de ruta de transformación digital es diferente, la definición de cada marca de su objetivo final también es única. Sin embargo, hay varios pasos claros que hay que dar y que permanecen constantes, independientemente de los objetivos finales de transformación digital de cada compañía.

1. Conseguir un compromiso de toda la compañía

Incluso antes de decidir los parámetros de una transformación digital, es crucial que la dirección apoye y patrocine claramente el proyecto. Es responsabilidad de la alta dirección asumir la propiedad final de una transformación digital. Deben comprender el impacto total que tendrá en toda la compañía, ya que corresponderá a los altos ejecutivos y a los directores de departamento articular el proyecto a los empleados y obtener su apoyo.  

2. Decidir y definir el objetivo a largo plazo  

El segundo paso hacia una transformación empresarial es decidir el alcance del proyecto. Examinar la organización actual, identificar dónde se pueden realizar los cambios más impactantes y decidir cómo es el estado futuro. Lo ideal es que los cambios que se produzcan a través de una transformación digital se centren en añadir valor y en obtener un claro retorno de la inversión.  

3. Identificar y abordar las carencias de competencias 

La introducción de nuevas tecnologías, herramientas y procesos no supondrá ninguna diferencia en el funcionamiento de una compañía si los empleados no las entienden y se sienten cómodos utilizándolas. Asegúrate de que se imparte formación al personal y de que éste sabe que los cambios tienen por objeto hacer que su trabajo sea más eficaz y atractivo. Se trata de automatizar tareas, no de automatizar puestos de trabajo. 

4. Construir equipos multifuncionales 

Como ya se ha mencionado, una transformación digital afecta a todas las partes de la empresa. Por lo tanto, el mejor equipo para dirigir el cambio debe ser representativo de la empresa en su conjunto. Además, ese equipo debe ser capaz de informar y escalar los posibles problemas con facilidad para mantenerse en el camino. 

5. Acordar los hitos de la transformación digital  

La realidad es que no existe una transformación digital rápida. Su naturaleza global significa que seguir la hoja de ruta hasta su finalización lleva tiempo. Para mantener el rumbo y garantizar que los esfuerzos del equipo de transformación no se desperdicien, el proyecto debe entregarse por etapas. Además, cada cambio importante debe probarse y verificarse para garantizar que cumple su objetivo antes de pasar a la siguiente fase de la hoja de ruta. Esto significa conectar un cambio o una implementación con puntos de datos o métricas específicas del proyecto y sus resultados deseados, no con métricas o KPIS existentes.

6. Empezar por las ganancias rápidas 

Dado que una transformación digital lleva tanto tiempo, empieza por lo más fácil. Identifica y prioriza los proyectos que son comparativamente sencillos de completar y que tienen el potencial de demostrar una mejora o retorno de la inversión rápidamente. Ver los frutos de su trabajo no sólo motivará al equipo de transformación digital, sino que ayudará a motivar al resto de la compañía y a reforzar el apoyo para emprender la transformación digital.

7. Establece métricas para medir el progreso 

Las ganancias rápidas, por naturaleza, darán lugar a un retorno notable. Pero a medida que la transformación digital avanza hacia áreas más complejas de la empresa, es crucial poder medir el impacto de forma fácil e independiente, ya sea positivo o negativo. Por lo tanto, establece indicadores clave de rendimiento que reflejen realmente las metas y los objetivos del proyecto y utilízalos para dirigirlo.

8. Incorpora la flexibilidad 

Incluso con una ruta clara hacia el éxito de la transformación digital, algunos elementos de la transformación pueden resultar problemáticos. Asimismo, debido al ritmo de cambio en lo que respecta a la tecnología, los mercados y la disrupción, lo que se puede entregar a través de una transformación digital también podría evolucionar mientras se está llevando a cabo un proyecto. Por lo tanto, el equipo y la dirección deben permanecer ágiles y mantener un ojo en lo que está sucediendo más allá de la empresa.

9. Celebra la conclusión  

Una transformación digital puede ser un emprendimiento masivo en términos de recursos e inversión. Reconoce los esfuerzos realizados y utiliza esta conclusión inicial como factor de motivación para pasar a un nuevo modelo operativo respaldado por un nuevo enfoque de liderazgo apoyado por la cultura de innovación recién posicionada. 

10. Volver a empezar 

Una transformación digital nunca termina oficialmente. Continuamente se desarrollan nuevas herramientas y procesos. Del mismo modo, con una cultura de innovación, nuevas ideas y formas de trabajar (sin olvidar el acceso a nuevos mercados) estarás alimentando el negocio desde toda la compañía. Decide las ideas que pueden añadir más valor y que podrían aumentar los resultados y crea una nueva hoja de ruta para la transformación digital.

El éxito de la transformación digital puede representar un gran reto para muchas marcas. Los equipos de dirección deben tener en cuenta que una transformación digital implica un cambio cultural y de liderazgo, además de la reconversión del personal para el futuro del trabajo. La transformación digital no es simplemente un proyecto de implementación de IT; sin embargo, los beneficios de la transformación digital compensarán el esfuerzo.

Una transformación digital puede presentar desafíos para cualquier compañía, pero superar esos desafíos es ahora una prioridad empresarial. Para saber más sobre cómo identificar y eliminar las barreras para el éxito de la transformación digital, ponte en contacto con Sitel Group.

Posts recientes

Cómo la transformación digital está cambiando los servicios financieros

La transformación digital en los servicios financieros está en marcha en 2021 y está cambiando el panorama a gran velocidad.…

Sigue leyendo

¿Qué es la fidelidad a la marca? Ejemplos y buenas prácticas

La fidelidad a la marca es buena para las empresas. Mejora la retención de los clientes, fortalece los esfuerzos de…

Sigue leyendo

Cómo la escucha social puede incrementar el apoyo de los clientes

La escucha social puede crear relaciones más sólidas con los clientes, proporcionar una visión más profunda y completa de la…

Sigue leyendo

Cinco pasos para gestionar las expectativas de los clientes

Cada cliente es diferente, pero todos quieren lo mismo de las marcas que eligen. Aprender a entender las expectativas de…

Sigue leyendo